Autor: Celeste Borra, Responsable de Comunicaciones & Marketing Digital, Granotec Argentina

La industria alimentaria argentina, y como ya ha sucedido en otros países de la región, enfrenta un gran reto basado en el nuevo rotulado frontal debido a la entrada en vigencia de la Ley de Promoción de la Alimentación Saludable 27.642, obligando a los elaboradores a mostrar los sellos de advertencia en sus etiquetas frontales.

Cabe recordar que la norma tiene como objetivo brindar información clara y eficaz sobre los alimentos y bebidas sin alcohol envasadas y reducir las enfermedades no transmisibles (sobrepeso u obesidad, diabetes, hipertensión arterial, enfermedades vasculares, cardíacas, cerebrales y renales) que más afectan a la población, advirtiendo a los consumidores sobre el alto contenido calórico o del exceso de ciertos nutrientes críticos como azúcar, sodio, grasas saturadas, grasas totales que poseen los productos, los que se alertarán mediante sellos octagonales. También se deberá comunicar el contenido de edulcorantes y cafeína.

Normativa gráfica de los sellos de advertencia y leyendas precautorias del Ministerio de Salud Argentina

Ante los requisitos de esta nueva Ley, si los fabricantes desean adaptarse, deberán trabajar en la reformulación de sus productos para que no superen los límites de nutrientes críticos establecidos en el Perfil de Nutrientes de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Para evitar incluir los octógonos negros en el frente de los empaques de los productos, los fabricantes alimenticios deberán enfocarse en fabricar alimentos bajos en sodio, azúcares, grasas saturadas, grasas totales y calorías, siendo clave la reformulación con nuevos ingredientes que reemplacen a los originales sin afectar la percepción sensorial del consumidor.

La industria debe responder a las tendencias y necesidades de consumidores cada vez más informados y preocupados por lo que consumen, ya que la salud se ha convertido en un eje fundamental en sus decisiones.

Luego de 24 meses de la entrada en vigencia de la ley todas las empresas ya deberían haber hecho el cambio en sus envases.

Para que un producto deba incluir el sello de Exceso de Azúcar, las calorías provenientes de los azúcares añadidos deben ser mayores o iguales al 10% del total de la Energía.

El octógono de Exceso de Grasas Totales se deberá incluir si estas aportan un 30% o más del total de la Energía, mientras que para que se sume el de Exceso grasas saturadas, las calorías provenientes de estas deberán ser superiores o iguales al 10% de la Energía.

Los productos deberán llevar sello de ” EXCESO EN SODIO” cuando aporten una cantidad igual o mayor a 1 mg de sodio por cada kcal, hasta un máximo de 300 mg de sodio cada 100 g de producto. Todos aquellos productos que aporten una cantidad igual o mayor a 300 mg de sodio cada 100 g deberán llevar sello de “EXCESO EN SODIO” independientemente de la cantidad de energía (kcal) que aportan.

Corresponderá la aplicación del sello “EXCESO EN CALORÍAS” solo cuando el límite del valor energético sea igual o mayor a 275 Kcal / 100 g en alimentos sólidos y 25 Kcal/ 100 ml en bebidas y presente al menos 1 sello de exceso en azúcares y/o grasas totales, y/o grasas saturadas.

Las leyendas precautorias de contiene edulcorante o contiene cafeína se deberán colocar cuando el alimento contenga cualquiera de los dos ingredientes sin importar la cantidad que tenga.

Innovación, investigación y desarrollo

Los protagonistas de esta transición, serán la reinvención e innovación, que lograrán desarrollar una nueva generación de alimentos.
La inversión en la investigación y el desarrollo de nuevas alternativas, en realizar cambios en las líneas de producción y en la compra de nuevos ingredientes para la reformulación serán requerimientos básicos y necesarios para iniciar este proceso.

Requisitos que debe cumplir una reformulación efectiva

Según un informe publicado por la National Heart Foundation, para que una reformulación sea efectiva debe cumplir las ciertas características:

  • Los cambios en los ingredientes de los alimentos deben de ser graduales con el fin de que los consumidores los acepten.
  • Estar acompañada de información clara y precisa sobre su contenido para los consumidores.
  • Que se realice una evaluación del impacto en los consumidores.

El Centro Tecnológico Granotec cuenta con profesionales técnicos que puede trabajar junto a los equipos de investigación y desarrollo para proponer una reformulación adecuándose a la nueva Ley de rotulado frontal y Alimentación Saludable, evitando o reduciendo la presencia de los sellos de advertencia y precautorios.

Detallamos algunas soluciones que está empleando actualmente la industria, con el objeto de mejorar el perfil nutricional de diferentes alimentos:

Reemplazo de grasa

  • GRANOLIFE LOW FAT DULCE (especial para masas dulces)
  • GRANOLIFE LOW FAT SALADO (especial para masas saladas)
  • GRANOGEL DENSE PROMUL (especial para cárnicos)

Reemplazo de azúcar

  • GRANOLIFE DOLCE (Sustituto 1:1 para panificados fermentados)
  • GRANOLIFE SWEET SE (Sustituto 1:1 para todo tipo de alimentos y bebidas)

Reemplazo de sodio

  • GRANOLIFE SUSTISAL (Sustituto 1:1 para todo tipo de alimentos)
  • GRANOFOS MIX 961 (Sustituto del Tripolifosfato de Sodio – INS 451i)
  • LEVAMIX SS (Agente leudante libre de sodio y aluminio)
  • LEVAMIX BS (Agente leudante reducido en sodio)
  • GranoSalt BOOSTEX (Sustituto del Glutamato de Sodio – INS 621)

Presentamos distintos ejemplos de productos tradicionales con sellos y su versión reformulada con las soluciones que permiten reemplazos de nutrientes críticos.

Harina leudante:

Al incluir un leudante tradicional en un 4%, el envase deberá incluir el octógono de Exceso de Sodio ya que posee más de 300 mg de sodio por 100 g de producto.
Para evitar estos sellos, se hace un reemplazo con un leudante reducido en sodio (Levamix BS).
Aunque en ambos casos se superan los 275 kcal por 100 g de producto, no debemos incluir Exceso de Calorías dado que estos productos no incluyen sellos de exceso en azúcares y/o grasas totales, y/o grasas saturadas.

Pan de molde:

Elaborando un pan de molde que entre sus ingredientes posee azúcar y aceite tenemos un producto con Exceso de Sodio.
Para producir una opción sin sellos, se puede sustituir el total del azúcar (GranoLife Sweet SE), el aceite (GranoLife Low Fat Salado) y la sal (GranoLife Sustisal) bajando así el sodio a menos de 300 mg Na por 100 g de producto, sin azúcares añadidos, reducido en grasas y calorías con respecto a su versión tradicional.
Tal cual sucede en el ejemplo anterior, no debemos incluir el sello de Exceso de Calorías dado que no se incluyen los sellos de exceso en azúcares y/o grasas totales, y/o grasas saturadas.

Budín:

En el caso de un budín elaborado con azúcar, aceite, leudante tradicional, tenemos un producto con sellos de Exceso de Azúcar, Grasas Totales, Sodio y Calorías.
Para elaborar una opción sin sellos, podemos sustituir el 100% del azúcar (GranoLife Sweet SE), el 50% del aceite (GranoLife Low Fat Dulce) y el polvo leudante tradicional por un leudante reducido en sodio (LevaMix BS). Obtenemos así un producto sin azúcares añadidos, reducido en grasas y calorías con respecto a su versión tradicional.
Esta versión saludable, si bien sobrepasa el límite de las calorías no debe incluir este sello ya que no presenta los sellos de exceso en azúcares y/o grasas totales, y/o grasas saturadas.

Pan dulce:

Al igual que el ejemplo anterior, en su versión tradicional debe incluir 4 sellos: Exceso de Azúcar, Grasas Totales, Grasas Saturadas y Calorías.

Al utilizar los reemplazos obtenemos un producto libre de sellos, incluso el de calorías, dado que, si bien supera las 275 kcal por 100 g de producto, al no presentar ninguno otro sello, se evita este octógono.

Hamburguesas:

En su versión tradicional incluye 3 sellos: Exceso de Grasas Saturadas, Grasas Totales y Sodio.
Dado que la grasa es intrínseca de la carne al momento no hemos logrado evitar dichos sellos.

En este caso, solamente evitamos el sello de Exceso de Sodio, sustituyendo más del 50% del sodio (GranoLife Sustisal), reemplazando el glutamato de sodio (GranoSalt Boostex) y el Tripolifosfato de Sodio (GranoFos Mix 961).

La llegada de los sellos negros traerá consigo cambios en el comercio. La mayoría de los productos procesados y envasados pasarán a tener logos de advertencia en sus envases y deberán retirar todas las publicidades dirigidas a niños en productos con etiquetas “Excedo de’’ o “Contiene edulcorantes / cafeína”. Esto significará un cambio importante en las góndolas de los supermercados y puntos de venta. 

Es importante tener en cuenta que los consumidores ven cada vez más a su salud como un factor clave para la compra de alimentos y la industria debe responder a esas necesidades, replanteando el contenido ofrecido en cada uno de sus productos. Aquellos fabricantes que puedan responder con innovación y eficacia podrán destacarse en un mercado cada vez más competitivo y cumplir con las normas gubernamentales.

¿Este artículo te resultó de interés?

¡Dale la puntuación recomendada!

Puntuación promedio 4.9 / 5. Cantidad de votos: 9

Este artículo no cuenta con valoraciones todavía.