Autor: Cesar Araujo, Consultor de Granotec Ecuador S.A

El siguiente es un extracto de la publicación “Promoción de la Fortificación del Arroz en América Latina y el Caribe” de Sight and Life y el Programa Mundial de Alimentos.

 

SITUACIÓN ACTUAL DE LOS MICRONUTRIENTES EN LATINOAMÉRICA Y EL CARIBE

Las deficiencias de micronutrientes son comúnmente más prevalentes en países en vías de desarrollo y usualmente son el resultado de una ingesta inadecuada o insuficiente de alimentos, una baja calidad nutricional de la dieta y/o una baja biodisponibilidad de los micronutrientes, entre otros posibles factores. Estas deficiencias pueden tener múltiples consecuencias negativas en la vida de las personas, incluyendo su efecto en el crecimiento y desarrollo de un niño y su supervivencia. En recientes décadas se han llevado a cabo numerosos esfuerzos en Latinoamérica para prevenir y controlar la deficiencia de micronutrientes. Aun cuando la región ha experimentado un rápido cambio en su perfil epidemiológico y nutricional, caracterizado por un aumento en la prevalencia de sobrepeso y obesidad, la deficiencia de ciertos micronutrientes sigue presente, especialmente en aquellos grupos con mayor vulnerabilidad económica, geográfica y/o social.

Deficiencias de Hierro
La deficiencia de hierro (DH) es una de las deficiencias nutricionales a nivel mundial. Esta condición afecta a millones de individuos durante el curso de la vida, en especial a lactantes (6 – 24 meses de edad) y mujeres embarazadas, pero también a niños, adolescentes y mujeres en edad fértil.
La deficiencia de hierro afecta negativamente el desarrollo neurológico de los niños, incrementa la mortalidad materna e infantil y reduce la capacidad física de trabajo en los adultos.
La deficiencia de hierro usualmente ocurre cuando su ingesta es insuficiente y/o las pérdidas son elevadas por un período de tiempo, lo cual pode conducir finalmente a anemia. La anemia se define como una disminución en la concentración de glóbulos rojos en la circulación sanguínea o en la concentración de hemoglobina y, concurrentemente, una disminución en la capacidad de transportar oxígeno.

El proceso ocurre en tres fases:

  1. Disminución de hierro almacenado, el cual se utiliza para que el cuerpo continúe con las funciones que requieren de este mineral, y que se caracteriza bioquímicamente por unas bajas concentraciones séricas de ferritina, la proteína que almacena hierro en el hígado.
  2. Si la ingesta continúa siendo insuficiente, el hierro almacenado se agota y por ende también el suministro de hierro hacia los tejidos, el cual está representado bioquímicamente por un incremento en los niveles de protoporfirina de zinc y de los receptores de transferrina y por una reducción en la saturación de transferrina.
  3. Finalmente se observa una reducción de la síntesis de hemoglobina, lo cual conlleva anemia.

La anemia también puede ser consecuencia de una deficiencia de folatos y vitamina B12, desórdenes hematológicos, ciertas condiciones genéticas, infecciones, inflamaciones, entre otros factores, mientras que ciertas enfermedades infecciosas, como la malaria, pueden exacerbar la anemia. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que la mitad de todas las anemias es causada por deficiencia de hierro. De acuerdo con una estimación de la OMS de 1993-2005, el 25% de la población a nivel global tiene anemia, llegando a 47.4% en preescolares, 41.8% en mujeres embarazadas y 30.2% en mujeres no embarazadas.

Deficiencias de Vitamina A
La deficiencia de vitamina A es también muy importante en términos de implicaciones de salud pública a nivel mundial. La deficiencia de vitamina A altera diferentes funciones en el organismo y puede llevar a muchas consecuencias negativas para la salud, tales como un sistema inmune mermado, retardo de crecimiento en niños, xeroftalmia, un aumento en la carga de enfermedades infecciosas y un aumento en el riesgo de muerte. La xeroftalmia es la consecuencia más específica de la deficiencia, y la principal causa de ceguera en niños en todo el mundo. La ceguera nocturna a menudo aparece durante el embarazo, una probable consecuencia de preexistencia de un estado marginal de la vitamina debido a un aumento de las demandas nutricionales durante el embarazo y las infecciones intercurrentes.
Se ha observado que la administración de vitamina A reduce el riesgo de muerte en niños de 6-59 meses de edad en un rango de 23-30 %.
Un informe de 2009 de la OMS indicó que la deficiencia de esta vitamina afectaba a 190 millones de niños prescolares y 19.1 millones de gestantes los cuales residen en países con mayor riesgo de tener deficiencia de vitamina A.

Observación: En este artículo fueran abordados solamente la vitamina A y el hierro por ser dos de las deficiencias nutricionales en micronutrientes más prevalentes en Latinoamérica.

Fuentes:

¿Este artículo te resultó de interés?

¡Dale la puntuación recomendada!

Puntuación promedio 5 / 5. Cantidad de votos: 1

Este artículo no cuenta con valoraciones todavía.